miércoles, 16 de julio de 2014

LOS ÁVILA CAMACHO

Contemplados desde Julio de 2014

Del matrimonio formado por don Manuel Ávila Castillo arriero y campesino y doña Eufrosina Camacho Bello, nacieron nueve hijos:

Maximino  * 23 agosto 1891  + 07 febrero 1945  ø Multiasesino
Ma. Antonieta  * no hay datos  + no hay datos
Manuel  * 24 abril 1896  + 13 octubre 1955  ø Ex Pte. México
María  * no hay datos  + no hay datos
Miguel  * 1901  + no hay datos
Ana María  * no hay datos  + no hay datos
Rafael (Pirrín)  * 14 dicbre 1904  + 1975  ø Gris exGob Pue
Gabriel  * 1906  + no hay datos  ø Multiasesino
Eulogio  * no hay datos  + no hay datos  ø Asesinado

Tres de ellos militares: Maximino, Manuel y Rafael.

Maximino y Gabriel resultaron ser entre otras maldiciones, unos asesinos de negra trayectoria.

Maximino, el mayor de los nueve, (1891 Teziutlán, Pue.) resultó ser un nefasto ser humano. Desde siempre mostró tener un carácter impulsivo, petulante y autoritario. Sus características más sobresalientes: el deseo de poseer sin límite venciendo a como diera lugar los obstáculos que se le atravesaran para poder lograrlo fueran cuales fueran; también practicaba la envidia, la lujuria y la egolatría. 

Tuvo el deseo de ser soldado e ingresó al Colegio Militar, cursó su carrera militar y tuvo participación en las huestes revolucionarias. Todo ello le acrecentó aquella idea que tenía de poseer el mando.

En cuanto a sus relaciones con diferentes mujeres, podemos resumirlas lo más escuetamente posible en algunos renglones:

Sin poder tener claro el aspecto cronológico: 

        En su relación con Bárbara Margarita Richardi Romagnoli (4 Dic 1907) contrajo matrimonio (11 Ago 1930) procreando a su hija Gloria (11 Mar 1925) con cinco años de anticipación y a Maximino (Chacho) (29 Feb 1932).



El Chacho y Gloria con sus padres Maximino y Margarita.

Gloria casó con el maleante Hugo Olvera Villafaña que funcionaba como el rejoneador Juan Cañedo. Posteriormente y después de la muerte del suegro, participó en el atentado en contra de su suegra y de su nuevo novio, el actor Jorge Vélez. En ese atentado falleció la prima de ella, Teresita Bonfigli de Richardi.

Maximino (Chacho) fue un chico simpático pero insoportable por el consentimiento desmedido que su padre le concedía. Este Chacho fue mi compañero en el grupo 1o. A del 1o. de Secundaria en el Instituto Oriente, colegio jesuita de la ciudad de Puebla.

También casó con Natalia Binder, con quién procreó a tres hijos: Guadalupe, Luís Manuel y otro Maximino.

Con Felisa Caraza tuvo tres hijas: Hilda, Heldiza y Adriana.
Hilda contrajo Matrimonio con Rómulo O’Farrill hijo de don Rómulo dueño de la representación de los autos Packard en Puebla.

Adriana casó con otro maleante Manuel Prieto Crespo, socio y concuño de Hugo Olvera entre otros operativos, el atentado contra su suegra quién viajaba en auto con el actor Jorge Vélez. En ese atentado murió Teresita Bonfigli de Richardi.

En su Segundo matrimonio, Adriana se unió a Juan Rafael Moro Ávila quien cayó preso acusado por el asesinato del periodista Manuel Buendía.

Con María Pérez Cleofas procreó a Edna Eufrosina (el nombre en memoria de su mamacita).

Olga López, con quien procreó a Antonieta y a Manuelito Ávila Camacho López de raras costumbres y que destacó en el chisme del medio de la farándula. Se hizo conocido por el gran odio que le guardaba a María Félix. Murió recientemente.



Manuel Ávila Camacho López muy vinculado con la farándula

Con Celia Sánchez tuvo solo un hijo a quien hizo llamar Eulogio como a su hermano menor que en otros tiempos fue asesinado.

Con Conchita Martínez cantaora y bailaora de flamenco procreó solo a una hija a quien llamaron Pastora.
     
Cuando Manuel Ávila Camacho, su hermano menor, fue designado por el Presidente Lázaro Cárdenas como su sucesor en la Presidencia de la República, Maximino se volvió loco de furia, de odio, celos, envidia, declarándoles la Guerra a los dos.

El alegaba que a el le correspondía ese honroso cargo porque estaba mejor preparado, tenía el carácter necesario para enfrentar semejante compromiso y que además era mayor que Manuel, de quien se expresaba en una forma espantosa pues cuando se refería a el, en lugar de pronunciar su nombre, le llamaba: “El Bistec” porque era un pedazo de buey. Sin embargo, el Presidente Cárdenas no se detuvo y siguió apoyando hasta la toma de posesión.



El General Manuel Ávila Camacho protesta y el General Cárdenas atestigua.

El Segundo acto de ésta increíble historia fue cuando don Manuel, designó a quienes integrarían su gabinete y no tomó en cuenta a Maximino por la razón de que todavía le faltaban dos años en su cargo como Gobernador de Puebla. 

Eso encolerizó a Caín y sin problema alguno se autonombró Secretario de Comunicaciones y Transportes, decisión de la que luego enteró a quien correspondía, nada menos que a su hermano, el Presidente.


Maximino disfrutando de una ridícula y exagerada forma de vestir.

En una ocasión el Presidente Manuel Ávila Camacho al ingresar al patio principal del Palacio Nacional bajando de su automóvil, sufrió un atentado, pues de atrás de una columna salió un individuo uniformado con el grado de Capitán, quien sorpresivamente sacó su arma y disparó en dos ocasiones al indefenso mandatario. Afortunadamente, tal vez por llevar chaleco antibalas o por no haber dado en el blanco preciso los disparos, el Presidente resultó ileso.

También contó como una acción a favor, que don Manuel, reaccionó espontáneamente y enfrentó al atacante a la vez que lo abrazaba. Inmediatamente los ayudantes lo sometieron y el Presidente, después de dar la contundente orden de: No lo maltraten, no lo lastimen, me interesa saber de donde nace éste deseo de exterminarme, acto seguido, abordó su elevador para llegar al despacho Presidencial.      

Maximino inmediatamente se enteró y su reacción que no podía haber sido en otra forma, fue ir a la penitenciaría  donde habían llevado al frustrado asesino y desoyendo la orden del Presidente, arteramente dio muerte al referido Capitán.

Afortunadamente los encargados de la investigación, ya habían logrado  tener todos los datos de ésta persona y ya tenían muy claro que se trataba de un fanático religioso que no pertenecía a ningún grupo político ni de cualquier otra índole.

Se trataba de un joven de unos treinta y cinco años llamado Antonio de la Lama y Rojas. Pertenecía a una muy buena y virtuosa familia poblana formada por don Antonio de la Lama y doña Elisa Rojas, sus cinco hijos varones y cuatro damitas. Era indudable que Antonio sufría de algún desequilibrio emocional y/o mental. A mi y a mi familia nos impresionaba porque sin faltar un solo domingo, asistía a la misma misa a la que nosotros íbamos allá en el templo de Guadalupe e invariablemente, a la hora de la Comunión,  entraba solitario por el pasillo central marchando con pasos muy sonoros y el sable en la diestra desenfundado y apuntando hacia la cúpula. 

El acontecimiento en contra del Presidente de la República afectó muchísimo a la familia completa porque el mal comportamiento de Antonio, no era congruente con la educación y grado cultural de los demás.  La verdad es que sufrieron mucho, en primer lugar el gran deterioro de la salud de don Antonio quien no tardó en sufrir una embolia que lo dejó fuera de combate, además el bloqueo y paralización de sus negocios que los llevaron a la quiebra y pérdida total.

        Yo tuve la oportunidad de darme cuenta muy de cerca de lo que sufrió la familia por la presión y desmedida vigilancia del gobierno Avilacamachista en contra de lo que iba quedando de tan honorable familia. Yo viví de cerca todo lo expresado anteriormente porque fui un condiscípulo muy cercano a Nachito que ocupaba el quinto lugar entre los varones de la Lama, justamente entre Chucho y Juan.         
     
Cuando en plena segunda guerra mundial se perfilaba el final del gobierno de su hermano don Manuel Ávila Camacho, Maximino se alineo para continuar con el mando presidencial, pero se encontró que Lázaro Cárdenas le daba todo su apoyo al Lic. Miguel Alemán Valdés, decisión que enfureció al tal Max.

La petulancia y la arrogancia se le salía por los poros.

Entonces le dirigió toda la artillería a don Miguel al grado de que lo llamó fascineroso y lo llegó a amenazar de muerte, amenaza que se fue diluyendo conforme avanzaba la campaña del primer presidente civil muy aceptado y apoyado por una mayoría de ciudadanos mexicanos.

Además de que ya don Maxi no tuvo tiempo de seguir atacando al veracruzano,  pues cuando éste se definía como candidato, el otro entregaba la zalea al Divino Curtidor.         

Después, dado su carácter, se relacionó y se enredó con personajes de alto potencial. No tardó en mezclarse con el grupo de destacados hombres ricos y muy ricos, entre ellos el ex Cónsul de los Estados Unidos en México William Jenkins, con Alex Werner-Gren, Manuel Espinoza Iglesias y Gabriel Alarcón Chargoy y así fue como comenzó a funcionar en niveles de gran altura de la iniciativa privada.

Sus ansias de dominar abarcaron situaciones en diferentes áreas como en la de la cinematografía, la Operadora de Teatros y la Cadena de Oro y en la posesión de diferentes empresas y ranchos y ganado, etc.

Cuando fue gobernador del estado de Puebla, para el no existía el derecho de huelga de los trabajadores, simplemente consideraba que las banderas rojinegras eran unos despreciables trapos viejos y no permitía paro alguno.

Como consecuencia de los niveles que ya dominaba, Maximino se sintió más poderoso y más fuerte para conseguir lo que quería. Cuando el deseaba a determinada mujer, fuera cual fuera su condición social ó si se tratara de una mujer casada, viuda ó soltera, el la cortejaba a su modo, simplemente regalándole un Cadillac nuevo. En la mayoría de los casos el lujoso auto no fue recibido y entonces había que cuidarse porque los desquites de éste espécimen esquizofrénico eran simplemente fatales.

Una de sus conquistas fue la actriz colombiana Sofía Álvarez a quien cuando terminó el romance la dejó armada con una gasolinera en la colonia Narvarte.



Comenzó como una linda tiple y terminó como una más de las amantes de Maximino.

Durante su negra y asquerosa trayectoria, el prepotente General llegó a poseer muchos bienes, inmuebles, instalaciones, como pueden ser el Rastro de la Ciudad de México, el Club nocturno Ciro’s del Hotel Reforma, la Casa de los Azulejos de la Avenida Madero, el edificio Nieto de siete pisos erigido frente al Palacio de Bellas Artes y el gemelo que se construyó después, poseía además unos veinte ranchos entre Puebla y Veracruz, unas mil cabezas de ganado, un considerable número de casas en Acapulco, Puebla y Veracruz y una incalculable cantidad por el concepto de regalías por diferentes conceptos. 
   
En infinidad de casos mandaba matar sin compasión a personas que en una ó en otra forma no habían cedido a sus deseos ó le habían hecho perder en diversas situaciones.

En su haber, con respecto a la gente que simplemente exterminó, podemos citar al Lic. Gustavo Ariza, que  le precedió como gobernador de Puebla, quien fue asesinado a las puertas de su casa cuando llegaba al hogar llevando de la mano a su pequeña hija Luz Elena.

Al simpático Anacarsis “Carcho” Peralta, dueño del famoso Hotel Regis y de la Plaza de Toros de la ciudad de Puebla, por no haber accedido a venderle el famoso coso, lo mandó matar y aquel salvó la vida porque tuvo la oportunidad de salir de urgencia del país en un vuelo a la Argentina. El señor Peralta pudo volver a la patria luego que éste maldito ente, por fin murió.

Maximino, apadrinado por Jenkings, se adentró en lo que fuera la Operadora de Teatros y la Cadena de Oro donde se albergaban los Cines del estado de Puebla, como el deseaba más y más, sin que se le escapara algo, en uno de sus múltiples planes se sintió estorbado por el señor Jesús Cienfuegos, quien era propietario de algunos cines y tenía alguna ingerencia en el ambiente de los cinematografistas y sus sindicatos y sin problema alguno lo mandó matar exactamente un treinta y uno de diciembre, precisamente a medio día y en pleno portal Hidalgo de la Angelópolis.

La crueldad fue a tal grado que en el instante en que le hundía un cuchillo en la espalda le dijo el infeliz matón: Feliz Año Nuevo de parte del jefe!!!.

Los investigadores y los reporteros de la fuente de nota roja, tenían detectado sin dejar lugar a dudas, al famoso cuarteto de la muerte, precisamente de esa muerte: El cerebro, la planeación , la idea original:  Wiliam Jenkings, como colaborador y socio Gabriel Alarcón Chargoy,  el advenedizo muy comprometido Jorge Ponce de León, que fue apresado y un tal Trujeque, el típico asesino a sueldo.

Cuando el escándalo llegó a mayores, Gabriel Alarcón Chagoy se refugió en su residencia que ocupaba prácticamente el área de una glorieta situada a la entrada del Fraccionamiento La Paz, en las faldas del Cerro del mismo nombre y fue rescatado para salir de ahí en la cajuela del auto de su noble y leal empleado Alberto Peniche Blanco quién posteriormente se convirtiera en Director del alarconista periódico El Heraldo.  

Igual pasó con la familia Díaz Barriga dueños del balneario Agua Azul al sur de la ciudad de Puebla. Maximino quiso ser dueño del balneario y cuando le fue negado, le dirigió un mensaje a la señora Díaz Barriga diciendo: El general Maximino, no quiere hacer tratos con la viuda de Díaz Barriga.

Y la verdad es que es interminable la relación de arbitrariedades de semejante ente.  También es importante exhibir el lado cobarde del General malhechor y para ello, basta referir lo que pasó con el diestro Lorenzo Garza.

Resulta que una tarde de toros, en la Plaza de la Condesa plena de sol y de fiesta,  el enorme torero Lorenzo Garza, también conocido como El Ave de las Tempestades, vio en la primera fila de la barrera de sombra a Maximino acompañado por  Conchita Martínez una bella tonadillera y bailaora de flamenco,  mujer quién por ratos y a veces era su amante y ahora resulta que también con el otro también.

Dado el carácter irascible del diestro y afectado por los celos y sin tomar en cuenta la peligrosidad que significaba retar a semejante especímen, llegado el momento, desde la arena y apoyado en las rojas tablas que delimitaban el ruedo, con el estoque en la mano le brindó la muerte de su toro diciéndole: Va por usted gran hijo de #%*@!+,  que es el asesino más repugnante y más cobarde del mundo……. Maximino, sintiendo que solo la gente cercana se había percatado de las referidas palabrejas, agradeció el brindis y se volvió a sentar. 
  
Afortunadamente, el comprometido acontecimiento no pasó a mayores y la corrida continuó con aparente normalidad aunque el barbaján tío recién humillado junto con su compañera abandonaron la plaza antes de la estocada final y san se acabó.



El Ave de las Tempestades.

Al día siguiente se presentó Garza en la oficina donde despachaba el temible y odiado General y sin problema alguno y dada su enorme popularidad, franqueó las distintas  barreras de seguridad hasta llegar al despacho privado, abrió la puerta y con paso firme se situó frente al enorme escritorio del despreciable matón y simplemente le volvió a mentar la madre con todas sus letras, dio media vuelta y tranquilamente salió por donde entró.     

El Generalote Ávila Camacho se quedó helado pues nunca se imaginó que pudiera suceder lo que acababa de presenciar ni que hubiera alguien que se atreviera a hacerlo. Como consecuencia de esa inesperada sorpresa, se quedó pasmado y no ordenó que detuvieran al intruso torero, ni trató de vengarse después de lo ocurrido, simplemente lo aceptó y habrá pretendido olvidarlo.

En el libro Disparos en la Oscuridad  de la autoría de Fabrizio Mejía Madrid, que publicó Editorial SUMA en Mayo de 2011 avalado por Elena Poniatowska, Paco Ignacio Taibo II y Juan Villoro, se  exhibe otra de las manías y tendencias a la degeneración de Maximino Ávila Camacho.

Transcribiendo un párrafo de la página 106; Gustavo, (Díaz Ordaz) lo encontró(a Maximino) en su alcoba rodeada de espejos, solo, con las mejillas coloreadas, la boca con lápiz labial, vestido de mujer y con zapatos de charol de tacón alto.

       Dentro de sus extravagancias y pensando que debía tener una residencia que fuera acorde con la categoría del inquilino que sería él mismo pero ya como el siguiente Presidente de la República, se hizo construir la casa más impresionante de la ciudad de México ocupando media manzana delimitada entre las calles de Homero, Calderón de la Barca y  Edgar Alan Poe. La casa se terminó de acuerdo al plan, el supuesto Presidente de la República nunca llegó, nunca la ocupó. 


Esta Pocilga se encuentra en el número 1109 de la calle de Homero en pleno Polanco.

Pero dicen que todo dura hasta que se acaba y el 14 de febrero de 1945 Maximino asistió a una comida que ofrecieron en Metepec, Puebla, los sindicatos de las fábricas textiles de Mayorazgo y Atlixco. Como a las cinco de la tarde Maximino, quien ya tenía muy deteriorada su salud pues padecía diabetes y algunos otros achaques, se comenzó a sentir mal y emprendió el regreso a la ciudad de Puebla, pasó frente al Palacio Municipal a las seis de la tarde, dato comprobado porque yo estaba ahí mismo presenciando la ceremonia en que una escolta de la Policía Municipal arriaba la bandera nacional exactamente a esa hora.

El tío iba ocupando el asiento del copiloto a bordo de su precioso Packard del año 41 verde a dos tonos de tipo Fayton convertible de cuatro puertas y con la capota puesta. Sin embargo el llevaba el vidrio de su portezuela abajo porque probablemente le faltaba aire. La verdad es que iba en muy mal estado y según los rumores pendientes de comprobar, víctima de un buen envenenamiento. 



Pasando a un lado del zócalo de Puebla, camino obligado para llegar a casita.

Cuando llegó a su casota de estilo “Colonial Ávila Camacho” ubicada en la  26 Oriente ya lo esperaba su médico de cabecera José Lurumbe Chávez y así, en vilo, los ayudantes (guaruras) lo llevaron desde el auto hasta su recámara.

Antes de que el doctor pudiera checar su presión, pulso, respiración, etc., el quiso que lo acercaran al retrete y así, hincado y vomitando, con la cabeza casi dentro de la taza, entregó la visa que se le venció precisamente ese día a las siete de la noche. 

Si de veras algún día tendremos que presenciar la reencarnación, necesitamos tener mucho cuidado no nos vaya a tocar reencarnar en ese desgraciado.

Por lo pronto, Que en Paz Descanse. (si es capaz)




32 comentarios:

  1. exelenete exposicion del fascineroso de maximino, personaje de la politica mexicana, y los detalles de su vida muy bien detallados lo felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario.
      Saludos,
      Arq. Gabriel Abaroa Martínez

      Eliminar
  2. Muy buen artículo. Información que desconocía gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario.
      Saludos,
      Arq. Gabriel Abaroa Martínez

      Eliminar
  3. Buenísimo y muy ameno. Me encanta este blog, llegué aquí buscando información sobre el asesino de Manuel Buendía, y de paso aprendí historia. ¡Felicidades! Claudia G.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Claudia,
      Muchas gracias por su comentario.
      Saludos,
      Arq. Gabriel Abaroa Martínez

      Eliminar
  4. Excelente post Compañero.
    me parece sumamente interesante la historia que posteas de este singular personaje, sabes hasta que lei tu relato puedo decir que habia muy poca informacion en linea sobre este sujeto, ya mi abuela me habia contado historias de este tipo, y tambien en una ocasion escuche una vaga mencion del mismo en el programa de radio de Enrique Montero (mentiras) Ponce.
    uno de los peores gobernadores que ha tenido que soportar Puebla, al menos se podria decir que era el peor de todos hasta que la posteridad nos dio a otras joyitas similares: Mariano Piña Olaya y como no....a los señores Rafael Moreno Valle, Abuelo y Nieto los dos un par de cabrones¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. R. Von Dressler,
      Muchas gracias por su comentario.
      Saludos,
      Arq. Gabriel Abaroa Martínez

      Eliminar
  5. Una vida así, solo podía dejar que el alma se fuera por el retrete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario.
      Saludos,
      Arq. Gabriel Abaroa Martínez

      Eliminar
  6. Maximino tenia una frase para cortejar a las mujeres que deseaba..."mire mi vida, con Ud, el encierro, el destierro o el entierro"...según me comento un antiguo poblano de su época, el Packard 1941 era en tipo "Phaeton" ( o sea convertible de 4 puertas, serie 180, de 8 cilindros y llamado 6 ruedas por llevar las dos de refacción en las salpicaderas delanteras)modelo que era de los mas lujos y caros de la fabrica, coloquialmente el modelo era conocido como "feyton". Gracias por los datos contenidos que nos dan una imagen de estos pseudo-líderes post-revolucionarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola German,
      Coincido con usted con respecto a los datos del auto, solo le faltó agregar que era verde a dos tonos.
      Saludos,
      Arq. Gabriel Abaroa M.

      Eliminar
    2. estimados señores. tendrán alguna fotografía del auto? ya que en el video de enrique krauze se aprecia que el auto es negro

      Eliminar
    3. tendrán alguna fotografía del auto. ya que en el vídeo de Enrque Krauze, México del siglo XX, se menciona que el carro era negro

      Eliminar
  7. Maximino tenia una frase para cortejar a las mujeres que deseaba..."mire mi vida, con Ud, el encierro, el destierro o el entierro"...según me comento un antiguo poblano de su época, el Packard 1941 era en tipo "Phaeton" ( o sea convertible de 4 puertas, serie 180, de 8 cilindros y llamado 6 ruedas por llevar las dos de refacción en las salpicaderas delanteras)modelo que era de los mas lujos y caros de la fabrica, coloquialmente el modelo era conocido como "feyton". Gracias por los datos contenidos que nos dan una imagen de estos pseudo-líderes post-revolucionarios

    ResponderEliminar
  8. Era una cría y escuchaba a mi padre charlar de sus "amigos"los Avila Camacho (no le agradaba su petulancia,la patanería de Maximino,etc., en esa época el era un chaval nacio en 1920). Mis padres vivian en X casa de lo que ahora se llama la Avenida Juárez y junto estaba la casa de la hermana de Jorge Velez y observaban a este supuesto actor y a Margarita que se quedaba en el auto, me encantaba escuchar esto y pensaba que ambos alucinaban y no creía mucho,con los años investigue y cuanta verdad comentaba mi padre.Gracias por este este blog. Soy una apasionada de lo sucedido en el siglo XX. Estoy fascinada.Estudie Lic. en Letras españolas e Historia.Reitero...Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Larua Reynoso, coincido con usted en cuanto a disfrutar refrescando lo sucedido en el siglo XX.
      La actual Avenida Juárez se llamaba Avenida de La Paz. La recorrí mil veces durante mi infancia.
      Saludos y gracias por su comentario,

      Arq. Gabriel Abaroa M

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. me encanto el relato…muy ameno y enriquecedor de la historia de la suciedad politica de esos años…. saludos

    ResponderEliminar
  11. Don Gabriel, sabrá usted de los amorios de don Manuel, en el bajío se sabe de la hija de un coronel Alfonso Gomez de san Diego de Alejandría Jal, elle llamada Guadalupe que se la llevó a puebla unos dos años y luego la regresó embarazada de una niña, que tuvo como padrino al coronel Gomez Portugal, gracias.

    ResponderEliminar
  12. Estimado Gabriel, tendrá usted, información sobre el matimonio del Gral Manuel Ävila Camacho y la Señorita Guadalupe Gomez Murguia de san diego de alejandría Jal, en la época de las guerras cristeras, a quién dejó con una niña que luego no reconoció,ya que después se casó con Doña Soledad Orozco, sin embargo el padrino de ésa niña fué el coronel Gómez Portugal, quién siempre se refirió a ella como la hija de mi general. gracias

    ResponderEliminar
  13. ¿Y CUÁNDO VAN A PUBLICAR LA HISTORIA DE AMANTES DE MANUEL ÁVILA CAMACHO?, POR ALLÍ ANDA SU HIJO BASTARDO, HIJO DE "IRMA", UN TIEMPO VIVIERON EN NAVOJOA, SONORA. NO SOLO SU HERMANO MAXI TIENE HISTORIAL NEGRO.

    ResponderEliminar
  14. Mi mama era una niña de once años cuando mataron al señor cienfuegos y desafortunadamente los matones del señor cienfuegos vivan en una casona dela once poniente y mi abuela los tenia de inquilinos y mi mama escucho cuando uno que se llamaba Clmente llego rapido por sus cosas para fugarse y le encargo su amante( una chipileña que se llamaba amada) a mi abuela.

    ResponderEliminar
  15. Muy bien relatado.
    Pero tengo una duda...
    ¿Que pasó con las hijas de Manuel Ávila Camacho? ¿Hilda y Heldiza?

    ResponderEliminar
  16. MUY BUENO SU ARTICULO,EN MI CIUDAD NATAL-MARTINEZ DE LA TORRE,VER-SE RECUERDA CON MUCHO AFECTO A DON MANUEL AVILA CAMACHO,SE LE CONOCIÒ COMO EL"BENEFACTOR DE ESA REGION"TRAJO MUCHOS BENEFICIOS,LA INDUSTRIA AZUCARERA,EMPRESAS,LA EDUCACION Y ALGO MAS:SU CUÑADO EL ING OROZCO,UN CONTRATISTA DE ESA EPOCA FUE EL ENCARGADO DE DISEÑAR EL PUENTE QUE UNE A MARTINEZ DE LA TORRE CON EL INGENIO INDEPENDENCIA Y FUE MI SEÑOR PADRE QUIEN SE ENCARGO DE LA CONSTRUCCION:ODILON SANCHEZ AGUILAR,DE MI PADRE ESCUCHAMOS ALGUNAS HISTORIAS SIMILARES A LAS QUE UD NARRA...SALUDOS...

    ResponderEliminar
  17. Tenia conocimiento de esa anécdota de la corrida de toros y me permito darle la versión que me contaron; Efectivamente Maximino iba acompañado de una dama que tuvo amoríos con Lorenzo Garza, lo que motivo que le brindara su segundo toro de aquella tarde, diciendo "brindo este toro a la puta más puta de putas y padrote que le acompaña" Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Mi padre fue amigo/conocido (era muy joven),me contaba las atrocidades de Maximino Avila Camacho y te felicito por decir parte de la verdad, por no alabar a este viejo abusador de mujeres,delincuente,ambicioso, que se gano el repudio de familias por abusar de sus hijas.
    Nadie menciona que cuando murio este malnacido Margarita si estaba en el cine(como describes)pero con su amante de turno Jorge Velez.
    Poblana y no me enorgullece que existan entes como Maximino y que adorne como buena persona.

    ResponderEliminar
  19. Hoy en día suena muy aterradora la personalidad de Maximino, que usted describe, y que yo le creo, ya que yo conocí a una dama, que hoy está en el cielo, y que su abuelo fue el administrador de la casa y rancho de Maximino y Manuel, en Puebla, y quien concoció muy bien a la familia Ávila Camacho, a la que le sirvio toda su vida, es cierto que no eran santos, sino que fueron revolucionarios, así que hay que comparar las personalidades de los Ávila Camacho, con las personalidades de los anti revolucionarios de esos tiempos, y que tampoco eran unas peritas en dulce, ni hermanas de la caridad, y por ello es que se llevo a cabo la revolución, no se trato de una conclave de santos que se bañaban en virtudes, sino que la revolución se trato de un hecho doloroso que se baño de sangre, contra eso hay que comparar, con el fin de entender mejor las cosas.
    Hoy en día hay varios personajes públicos que hacen las mismas actividades que hizo Maximino, con la diferencia de que los personajes actuales no participaron en una revolución, ni sufrieron esos tiempos difíciles de la pre revolución, que fueron los más espantosos, para quienes no tenian el poder, luego llego la revolución, que fueron tiempos muy difíciles y luego llego la post revolución, en donde se avanzo algo en política, o solo hubo cambios de presonajes, como se quiera ver eso, y sin justificar las personalidades de dichos personajes, como la de Maximino, o sus antecesores en el poder, yo entiendo que por sus momentos tan duros que vivieron, en ellos entiendo y comprendo sus personalidades tan oscuras que usted describe tan bien, pero en donde yo no creo que tengan derecho a esas personalidades, es en los actuales personajes públicos que hacen lo mismo que hizo Maximino, y que no tienen excusa alguna para hacerlo, ya que no hay revolucion alguna, ni hay batallas entre la sociedad, solo que hoy hay asesinos de periodistas, rateros de las arcas del gobierno, bigamos, homosexuales, etc., y que hacen lo mismo que hizo Maximino, pero lo hacen en tiempos de paz social, sin sufrir de nada. ¿Será que los tiempos seguiran, y que por siempre seremos iguales, y tendremos Maximinos siempre?.

    ResponderEliminar
  20. Don Gabriel:lo felicito por la historica descripción del nefasto Maximino

    ResponderEliminar