sábado, 15 de mayo de 2010

BREVE HISTORIA DE UNA GRAN VOZ

José Antonio y yo teníamos doce años de edad. Los dos ingresamos al elitista colegio de los padres jesuitas en la ciudad de Puebla. Se trataba del Instituto Oriente y quedamos inscritos en primero de secundaria en el mismo grupo, clasificado como Primero “A”.

En ese grupo también quedo incluido el niño mas ricachón entre los abundantes niños ricachones, se trataba de Maximino Ávila Richardi, conocido simplemente como el ”Chacho”, hijo del nefasto, podrido y arbitrario asesino llamado Maximino, hermano del Presidente de la República, (1940-1946), General Manuel Ávila Camacho.


Este Maximino, vergüenza de la humanidad, hermano mayor de don Manuel, a base de infundir miedo ó mas bien  pánico, siempre perseguía lograr lo que se le antojaba, así se tratara de alguna propiedad, ó de alguna empresa, ó un automóvil ó alguna mujer, se tratara de quien se tratara, sin importarle matar a quien fuera necesario para lograr sus insaciables, equivocados  e inaceptables objetivos.

Este espécimen, llegado el momento en la trayectoria política del país, allá por 1939 quiso ser el Presidente de la República y al no lograrlo, se dedicó a atacar a su propio hermano quien le ganó la silla presidencial. Por lo pronto, pasando por encima de quien fuera, se autonombró Ministro de Comunicaciones desde donde organizaba su interminable sucesión de fechorías.

No obstante que el pueblo conceptuaba al primer mandatario como “El Presidente Caballero”, Maximino, su propio hermano, se regocijaba llamándole “El Bistéc” aclarando que se trataba de un pobre pedazo de  “Buey”.

Aunque el famoso “Chacho” no era responsable de la conducta de su padre, era un chamaco prepotente y los curitas y demás profesores lo sobre valoraban consintiéndole detalles como el llegar al salón con un super radio Phillips Trans Oceanic para escuchar los juegos de la serie mundial de Baseball a la hora de las clases. 

Pues así, soportando ese desagradable ambiente, José Antonio y yo, que ya éramos muy buenos amigos, presenciábamos y soportábamos el injustificado trato que le concedían al tal chamaco Ávila Camacho y al grupito de lambiscones que no se le separaban.

Dentro de ese incómodo ambiente, mi amigo José Antonio se regocijaba con un sueño, un sueño que cultivaba y que ya había adquirido proporciones de obsesión.  El quería llegar a ser un “Señor Locutor” que en aquel tiempo se les clasificaba como “Anunciador de Radio”. Su ilusión era tan grande que recuerdo como clavaba su lápiz en una goma de migajón de las cuadraditas amarillas y aquello se convertía en un imaginario micrófono.

Era sabido por todos sus compañeros que fuera de las horas de clase, se la pasaba hablando y hablando  pronunciando los comerciales de aquella época. Eso dio lugar a que se aprendiera algunas poesías, las mas clásicas, dando pie a que en alguna festividad del colegio fuera  invitado por los organizadores para declamar “El Credo” del Vate  Ricardo López Méndez haciéndolo tan bien que automáticamente se transformó en el declamador oficial del colegio.

Cuando terminamos la secundaria, tomamos diferentes caminos y nos dejamos de ver, pero no tardé en enterarme de que a los dieciséis años ya estaba trabajando en la radiodifusora más importante de la ciudad de Puebla, la XEHR. Entre algunos programas, en los cortes, José Antonio hacía algunos  comentarios con respecto al clima, e invitaba a los radioescuchas a cumplir con ciertas obligaciones civiles y de vez en cuando tomaba parte en el elenco de esa estación participando en pequeñas cápsulas.

Poco a poco fue evolucionando y a base de categoría y creciente prestigio, se fue ganando un merecido sitio. Se distinguía por su seriedad y profesionalismo, por su buena memoria, por su cálida y amable voz y por la calidad de su clara y enfática pronunciación.

Pasado un tiempo, ya en la ciudad de México logró colocarse en la radiodifusora XEJP en la que se inició con buen éxito haciendo Radio-Teatro, desarrollando el papel estelar de El Retrato de Dorian Grey y posteriormente con Fuente Ovejuna de Lope de Vega.

Posteriormente, en 1953 ingresó a la radiodifusora mas importante del país, la XEW, en donde comenzó a tener participaciones cada vez mas y mas importantes en el área de los Radio-Teatros haciéndose cargo de los estelares de Ha llegado un extraño, que también pasó por TV; Felipe de Jesús, La Vida de Jesús, Juan Diego, El Milagro del Tepeyac, que además de pasar por radio también fue proyectada en una serie de TV y en grabación de un exitoso disco.

Continuaron sus éxitos logrando una verdadera revolución con la obra Judas Tadeo, (El Santo Olvidado); en seguida, en 1962, haciendo su inmortal San Martín de Porres.

En 1964 en la capital española, fue objeto de un gran homenaje en la Plaza Monumental de Madrid, haciéndole entrega del Premio Ondas distinguiéndolo como El Artista mas Destacado en ese Año.

Posteriormente en México para el radio y el disco, hizo los estelares de La Vida de Pedro Infante, Javier Solís y Elvis Presley.  

Simultáneamente, José Antonio ya se había ganado un primerísimo lugar en su calidad de declamador, colocándose como sucesor de ese señorón del micrófono don Manuel Bernal. Por cierto que cuando el legendario Vate Ricardo López Méndez escuchó su máxima obra, su incomparable El Credo en voz de José Antonio dijo terminantemente: Deseo que cada vez que se declame esa que es una de mis obras consentidas y yo esté presente, sea éste joven quien se encargue de interpretarla.

Después de esa gran racha de éxitos llegó a participar en la importante grabación de su popular disco con su inolvidable El Cristo Roto del R.P. Ramón Cué s.j., con una enorme aceptación por parte del público a nivel de la ciudad de México, en la república toda y en algunos países de habla hispana.

Total, que aquel mi compañerito de doce años, después de largo camino por la vida, pudo cumplir su sueño de ser “Anunciador de Radio” además de haber logrado un lugar preponderante en las demás actividades en torno a los micrófonos de las radiodifusoras y de las grabadoras de discos, habiendo llegado a ser  Presidente de la Asociación Nacional de Locutores por votación unánime de sus compañeros de ese querido gremio.

Por cierto que en 1995 durante su gestión, me invitó a dar una plática en la Capilla Británica sobre la vida y obra del genial compositor Agustín Lara y al término de la misma me hizo el honor de adoptarme como socio honorario. Para mi fue una verdadera deferencia haber recibido mi credencial de Locutor.

El nombre completo de mi querido compañero a quien recuerdo con cariño y respeto:
  
JOSÉ ANTONIO COSSIO

Pepetoño, te saludo con un cordial abrazo.


8 comentarios:

  1. una pregunta donde puedo conseguir la version de
    "el milagro del tepeyac" con la voz de jose antonio cossio... lo tengo en disco de acetato pero lo quiero para grabarlo en un disco.
    un saludo de antemano gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Francisco,
      Muchas gracias por su comentario. La única manera de conseguirlo es que alguien lo ayude a pasar de su disco de acetato a un CD.
      Saludos,
      Arq. Gabriel Abaroa Martínez

      Eliminar
  2. Don Gabriel Abaroa, es un privilegio leer el fruto de su interesante vida y prodigiosa memoria. Desearía gozar de horas libres para deleitarme con sus (ya nuestras) historias. Recién hoy descubrí su excelente blog y no me separaré de sus relatos. Dedicaré a diario viajar en sus emocionantes líneas. Muchas gracias de nuevo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimados amigos de Carisa y Palma Condominium,
      Muchas gracias por su amable comentario.
      Saludos,
      Arq. Gabriel Abaroa Martínez

      Eliminar
  3. Hoy 15 de Junio 2016 , falleció el Sr. José Antonio Cossío , no sé si esta usted enterado , soy un fan del doblaje mexicano y recopilo datos para la wikia de doblaje , en la cual el Sr. Cossío tenía una página , no tenemos el dato de la fecha de nacimiento , si usted fuera tan amable de proporcionarnos cual fue la fecha de nacimiento del Sr.Cossío , le agradeceríamos eternamente. Un saludo a la distancia , le escribo desde Lima-Perú . Gracias., por su blog. http://es.doblaje.wikia.com/wiki/Jos%C3%A9_Antonio_Coss%C3%ADo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado amigo Arpaestelar,
      Jose Antonio Cossío nació en la ciudad de Puebla el 7 de Abril de 1933.
      Un saludo a Perú.
      Arq. Gabriel Abaroa Martínez.

      Eliminar
  4. Mi estimado Don Gabriel muy amable por responder tan pronto mi pedido , ese dato lo pondré en la wikia de doblaje , acreditando su aportación y ayuda. Saludos para usted y su familia......Muchas, pero muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Tuve la fortuna de ser alumno de José Antonio Cossio. Me enseñó a leer y a "darle valor a las palabras" me duele tanto su partida.
    Seguiré leyendo este anecdotario. Muchas felicidades.

    ResponderEliminar