sábado, 17 de abril de 2010

SIEMPRE EN DOMINGO

Efectivamente, el programa de Raúl Velasco pasaba con mucho éxito y enorme audiencia domingo a domingo. El señor Velasco contaba entre su equipo de colaboradores con dos bellas damitas que lo apoyaban, Paty Chapoy ampliamente conocida y Martha Susana, una activa y amable argentina que un día de tantos llegó a visitarnos a casa.

Ella era portadora de un cordial saludo de don Raúl Velasco y a la vez de una invitación para que mi familia toda, se presentara en el siguiente programa dominical. La fecha coincidía con el día de Santa Cecilia patrona de los Músicos y el sabía que nosotros, los Abaroa Suzarte, ocho en total incluyendo a padres e hijos, hacíamos música en plan doméstico.

El propósito de ese programa en particular era hacer mención de las distintas facetas en que se pueden clasificar los músicos. Presentarían al primer violín de la Orquesta Sinfónica Nacional, a un virtuoso de la armónica, a un cilindrero, a un gran Guitarrista como Carlos Guevara, a un trovador  que toca la mandolina en las rústicas cantinas y porqué no, a una familia completa que practica la música en casa, la familia Abaroa.

Al recibir la invitación, experimentamos una profunda emoción, una gran alegría y un espantoso temor. Nos dijeron que debíamos estar a las cuatro de la tarde en el estudio de televisión y que por anticipado pasáramos una relación detallada de si necesitábamos atriles micrófonos contactos eléctricos, etc.

Apareceríamos en una sola ocasión pero interpretando dos canciones pero que lleváramos preparada una tercera. De inmediato nos pusimos a ensayar. Cristy mamá se ocuparía de la ropa para presentarnos correctamente.

Nuestro programa iba a consistir en la interpretación de una canción americana que elegimos porque estaba muy de moda, con duración de solo tres minutos pero de nombre muy largo: “Amarra un listón amarillo al viejo Roble”. El segundo número: un “Rock & Roll” muy adecuado para que cada quién hiciera su solo.

Nuestros instrumentos: Papá en el Hammond, Mamá en los ritmos, Gabriel la batería, Mauricio el bajo, Cristy en la guitarra, Sergio el acordeón, Liliana la mandolina y Alejandro que tenía solamente cuatro años a cargo de un pandero y muy  graciosamente dando la entrada.


El programa se desarrolló con gran audiencia y con el éxito de costumbre. Don Raúl Velasco recibió nutridas felicitaciones por la presencia de una familia haciendo música por el simple gusto,  motivo por el cual nos volvió a invitar en repetidas ocasiones.

Yo en lo particular siento que ese primer programa contó en mucho para que en nuestros hijos se haya despertado el interés por la música y los escenarios. Actualmente cinco de los seis trabajan profesionalmente en torno a la música.         

5 comentarios:

  1. ME DA MUCHISIMO GUSTO DE QUE LA FAMILIA ABAROA MUSICAL TODAVIA SIGUE TRABAJANDO BIEN PERO MUY DURO CON TODOS LOS ARTISTAS Y GRUPOS MUSICALES Y ANDANDO DETRÁS DE LOS ESCENARIOS ESCUCHANDO Y BAILANDO CON LAS MEJORES MUSICALES DE CUALQUIER GENERO MUSICAL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su mensaje.
      Atte.
      Arq. Gabriel Abaroa Martínez

      Eliminar
  2. saludos arq. gabriel abaroa de su servidor pedro olivares uno de sus dibujantes cuando estaba su despacho en la calle rodriguez saro, he estado leyendo para mi su biografia y lo que son las cosas despues de muchos años lo localizo por internet,

    e mail : arq_pedro_olivares@hotmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ar. Olivares,
      Muchas gracias por su mensaje.
      Saludos,
      Arq. Gabriel Abaroa Martínez

      Eliminar
  3. Hay en ese castillo un Cristo suspendido, que se ve desde la recámara principal y un par de vírgenes antes de entrar a la recámara, todas éstas esculturas son de bronce; Sabe usted el nombre del artista que la hizo y si las hizo especialmente para ese castillo? amon_amon300@hotmail.com

    ResponderEliminar