miércoles, 7 de abril de 2010

MI NUEVO JEFE, EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

Una bonita tarde, a principios de 1969, atendiendo a una invitación del Arquitecto Francisco Artigas quien ese entonces fungía como Gerente del Comité Constructor de Escuelas (CAPFCE) y con quien yo tenía el gusto de colaborar, arribó a la fabulosa instalación conocida simplemente como “El Rancho” de don Pancho, el señor Presidente de la República Licenciado Gustavo Díaz Ordaz, acompañado por el General Luís Gutiérrez Oropeza, Jefe del Estado Mayor y de cinco ó seis elementos de su escolta.

Después de que el Arquitecto recibió y dio la bienvenida a semejante personaje, caminaron un tramo al lado de las caballerizas, donde unos diez excelentes ejemplares lucían perfectamente alineados y con la cabeza a la misma altura como si estuvieran haciendo valla al paso del Presi.



 Los caballos haciendo los honores


Después pasaron al gran patio delimitado por unos hermosos cobertizos donde se encontraban muy cuidadosamente estacionados una docena de automóviles de colección, entre los que había un par de Bentleys, un Auburn, un Stuts, tres Jaguares, un Rolls Royce, dos MG, dos Mercedes, etc.



Algunos de los Autos de Colección


De ahí se dirigieron al Taller de Arquitectura donde nos encontrábamos un grupo de sus colaboradores. Ingresaron y el señor Presidente haciendo uso de su super vozarrón se concretó a pronunciar tres palabras: Buenas tardes señores!!. Entonces caminando al lado de los restiradores se dirigieron al fondo del taller para salir por la puerta trasera y al pasar a un lado de donde yo me encontraba, el arquitecto le dijo: Señor Presidente, el es el arquitecto Abaroa y es oriundo de San Andrés Chalchicomula.




El Taller de Arquitectura del Arq. Francisco Artigas


El Presidente añadió: Como es su apellido?....Abaroa señor, Gabriel Abaroa para servirle, mis padres de recién casados vivieron en Chalchicomula y recibieron mucho cariño de sus familiares los Bolaños Cacho, mi padre es Humberto Abaroa y desde San Andrés administraba las haciendas de don José Couttolénc y fue gran amigo de su hermano don Ramón; mi madre es Conchita Martínez Tort que fue condiscípula de su esposa doña Lupita en el Colegio San Vicente….. Si, si, creo recordar,  por favor déles saludos de mi parte.

Después de ello abordaron sus automóviles y se dirigieron camino arriba hacia la casa del arquitecto que era un enorme Castillo resuelto en su arquitectura con todo el estilo del Medievo.

Había pasado si acaso una hora y media cuando vía teléfono el arquitecto solicitó mi presencia en la biblioteca del Castillo. Acto seguido abordé mi auto y me presenté ante ellos. Al ingresar, simplemente dije: Con permiso, a sus ordenes arquitecto,  a lo que el completó: Arquitecto Abaroa, salude usted a su nuevo Jefe. Volteé a verlo y el señor Presidente estaba muerto de risa disfrutando de mi natural reacción.    


El Presidente Gustavo Díaz Ordaz

1 comentario:

  1. Muy interesante y narrativa anécdota. Hasta parece que estoy escuchándote en una de las sobre mesas de la comida de los Viernes.
    Saludos de tu sobrino Beto Abaroa Lance

    ResponderEliminar